04 mayo, 2012

- Ainoa y el fuego



Pasaba de la oscuridad a la claridad más absoluta, en un cambio de acera, en un elevar de cejas. Llevaba puesta siempre su camiseta favorita, todos los días.
Cuando anochecía buscaba un camastro; cada dos días, comía.