19 diciembre, 2011

- Palíndromos

Allá sus salas narran que nadan seres sosos.
Pero mi vista es aérea y de oro (Lo veo todo)
Acá sanas, por eso vuelves. Solos, sometemos. Solos no somos.
Dad ese ojo, ese asa!!  Ata tu ala a la cama de tu ama, a su radar de enferma.
Aviva ya oso! Aviva sus gozos!
Rajar sus ojos, es a lo que esperas.
Rajar sus ojos de primavera.
Acurruca en ti su cabeza de arenera. Y... ala! A recocer la cena...
Aviva, aviva mi huerta!
Pero reconocer te aterra. Y ese rallar las piedras con cornamenta...
Erre -¿qué erre?- Lamentas... Donde nadan sus ojos sosos sacas las ganas de verme.
Pero yo solo te dije: ama. Que, si es de corazón, sana.